Parece que la accesibilidad en los edificios será una realidad a final de este año, concretamente antes del próximo 4 de diciembre. Las barreras arquitectónicas en las construcciones tienen los días contados, ya era hora. El derecho a moverse debería ser igual para todas las personas, pero los usuarios con movilidad reducida encuentran muchos obstáculos a su paso que les impiden sentirse autónomos. Además, actualmente, podemos encontrar en el mercado gran cantidad de soluciones para este colectivo, como las plataformas salvaescaleras que son una alternativa ideal para los típicos escalones que encontramos en los portales.

Todos los edificios deberán adaptarse y realizar todos los ajustes que sean necesarios antes del próximo 4 de diciembre. El objetivo de esta medida no es otro que conseguir que todas las personas con algún tipo de discapacidad física puedan hacer uso de las zonas comunes de la finca, del mismo modo que el resto de los vecinos. Así lo señala el Real Decreto 1/2013 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social.

Los propietarios han tenido tiempo para llenar las arcas durante los últimos años, pero el plazo se acaba. Le corresponderá a la comunidad de vecinos adaptar las diferencias de altura para que resultan accesibles a todas las personas, incluidas aquellas que presentan problemas de movilidad. Generalmente, los problemas más frecuentes se encuentran en el portal. Ya que siempre solemos encontrar unos pequeños escalones, los suficientes para que un discapacitado vea mermada su autonomía y precise de ayuda para subir o bajar.

Las cifras son abrumadoras, más del 75% de los edificios en España necesitan mejorar sus condiciones de accesibilidad según valoró el Presidente del Consejo General de Colegios y Administraciones de Fincas de España (CGCAFE). Las principales dificultades para adaptar los inmuebles a las nuevas condiciones suelen ser económicas.

Es cierto que las obras y aparatos que son necesarios instalar no son económicos, pero desde Salvaccesos y Elevación queremos destacar que no se le debería poner precio a la libertad de movimiento. Las personas con este tipo de problemas ganan en calidad de vida y, además, es un derecho para ellos. Finalmente, queremos hacer hincapié en que se trata de un avance importante para disminuir la discriminación para las personas con necesidades especiales de accesibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?